Jos Stiglingh, un ciudadano de West Palm Beach, en Florida, ha utilizado su dron (vehículo aéreo no tripulado), un DJI Phantom 2 montado en una cámara GoPro 3 Silver para grabar un impresionante espectáculo de fuegos artificiales con motivo del 4 de julio, desde las alturas. La grabación ha conquistado internet por su espectacularidad.

A pesar de lo cerca que se encuentra el vehículo de las explosiones en algunas ocasiones, Jos ha declarado a los medios de comunicación locales que el dron no sufrió ningún tipo de daño durante el vuelo.